La Propiedad Intelectual, ¿piedra angular de la sociedad cognitiva?