El Juzgado Mercantil nº. 5 de Barcelona dictó sentencia el pasado 19 de enero de 2021 estimando íntegramente la demanda por infracción de patente interpuesta por la compañía alemana Vorwerk contra Lidl Supermercados, filial española de la empresa alemana de distribución Lidl.

Se trata de una patente europea, validada en España, que protege algunas de las características técnicas innovadoras que incorpora la famosa máquina de cocina Thermomix. La infracción se estaba cometiendo a través de la importación y venta en los establecimientos españoles de Lidl de una máquina de cocina de la marca Silvercrest, denominada comercialmente Monsieur Cuisine Connect. Esta máquina es fabricada en Alemania por una tercera compañía.

thermomix  

Lidl se opuso a la demanda negando la infracción y ejercitando por vía de reconvención una acción de nulidad de la patente. Esta se basó, en primer lugar, en la causa de nulidad relativa a la adición de materia. Según Lidl, durante su tramitación ante la Oficina Europea de Patentes la patente de Vorwerk había sido modificada de tal forma que se habrían incluido en su primera reivindicación características técnicas que no estaban presentes en la solicitud original. Sin embargo, a juicio del tribunal estas características se encontraban implícitas en la descripción original de la patente, de forma que un experto en la materia las habría considerado incluidas en ella de forma directa e inequívoca.

Lidl cuestionó también la actividad inventiva de la patente, alegando que las características técnicas de su primera reivindicación resultarían obvias para un experto en la materia a la vista del estado de la técnica en el momento de su solicitud y de varias patentes anteriores que protegían máquinas de cocina de las compañías Braun y Philips, entre otras.

El juzgado rechazó también esta causa de nulidad aplicando, conforme a la práctica de la Oficina Europea de Patentes y de los tribunales especializados, el análisis del llamado método problema-solución. De esta forma concluye que un experto en la materia no habría llegado a la solución técnica ofrecida por la patente de Vorwerk a partir de la combinación de las patentes anteriores, puesto que en ninguna de ellas se sugería ni planteaba el reto técnico consistente en conseguir una máquina de cocina que, además de procesar o agitar alimentos, pudiese también pesarlos mediante la activación de forma independiente de ambas funciones.

Una vez confirmada la validez de la patente de Vorwerk, el juzgado examina la infracción de la misma por la máquina de Lidl. A este respecto, la discusión en el pleito se había centrado en si la máquina Monsieur Cuisine incorpora la función de seguridad que impide que el usuario pueda intervenir dentro del vaso de agitación durante su funcionamiento. El tribunal considera, a la vista de los informes periciales de las partes, que esta característica, tal como está reivindicada en la patente, se encuentra presente en la máquina de Lidl, al igual que el resto de las características técnicas comprendidas en su primera reivindicación.

En consecuencia, la sentencia estima todos los pedimentos de la demanda de Vorwerk, incluyendo el cese en la comercialización de la máquina infractora, su retirada del mercado y la indemnización de los daños y perjuicios causados, cuyo importe se fijará en fase de ejecución cuando adquiera firmeza.

La sentencia no es firme y puede ser recurrida por Lidl en apelación ante la Audiencia Provincial de Barcelona.

 

Si desea obtener más detalles, puede escuchar la entrevista en la que participó Carlos Morán para Capital Radio.

Autor: Carlos Morán

Visite nuestra página web