Tag Archives: Secretos industriales

Estados Unidos mejora la Federal Trade Secrets Act. Y mientras en Europa…

El pasado 4 de abril el Senado de los Estados Unidos ha aprobado por unanimidad (y subrayo, por unanimidad) la Defend Trade Secrets Act (DTSA) que modifica la Economic Espionage Act (EEA). Con ello se pretende reforzar  la posición de los titulares de secretos empresariales, concediéndoles una protección vía legislación federal equiparable a la que corresponde a las marcas, patentes y derechos de autor. La Ley pasa ahora al Congreso, donde no se espera que haya sorpresas pues parece que existe la opinión unánime, que incluye también a la Casa Blanca, de que éste es un asunto que afecta a la economía nacional y debe ser tratado con el mayor cuidado.

La nueva Ley supone un paso más en el largo camino recorrido por los Estados Unidos en la protección de los secretos empresariales. Después de que la jurisprudencia, que parte del siglo XVIII, fuese construyendo el concepto, límites etc., los Estados de la Unión fueron incorporando leyes para la protección de este activo inmaterial. La “producción jurisprudencial” no ha cesado hasta nuestros días, pero las leyes estatales se vieron complementadas por una Ley Uniforme, que armonizó aún más el concepto y elementos fundamentales para la protección de los secretos empresariales y una Ley Federal. La Economic Espionage Act tenía, sin embargo, ciertos límites, puesto que sólo era de aplicación en los casos de infracción criminal cometida por extranjeros. Esta protección además no cubría diferentes aspectos de la apropiación indebida de los secretos empresariales.

Con el régimen establecido por la DTSA, las demandas relativas a productos o servicios locales serán presentadas en un tribunal estatal pero cuando el caso afecte al comercio interestatal o internacional serán los tribunales federales los que intervendrán. La DTSA establece reglas armonizadas en cuanto a la definición de secreto empresarial, las actividades que se consideran ilícitas, los daños y perjuicios y las medidas cautelares. Además establece un plazo máximo de tres años para el inicio de la acción, desde que fuese conocida la infracción de los derechos.


Mientras tanto, la Directiva de Protección de los Secretos Comerciales continúa su largo camino iniciado en 2013, después de haber sido objeto de críticas, no del todo comprensibles por parte de algunos agentes sociales. Y una vez que se apruebe, lo cual se espera en el plenario del Parlamento Europeo los días 13 y 14 de abril, aún habrá de esperar otros dos años hasta que sea implementada en la legislación de todos los países.

La comparación entre las iniciativas legislativas a un lado y otro del Atlántico debería hacernos reflexionar, tanto en éste como en otros temas, acerca de cómo la legislación contribuye a la prosperidad de las naciones.

La protección del secreto empresarial es muy importante para el desarrollo tecnológico y no sólo afecta a las empresas, sino también a las instituciones públicas de investigación. La Directiva actualmente en discusión debe darnos un mejor marco legal que el que se brinda en cada uno de los Estados y armonizar  la protección dispensada. Pero también  nos obligará a abordar muchos aspectos, para proteger y defender debidamente los secretos empresariales, aún antes de que se produzca su implementación en la legislación española. Pero de eso espero tener oportunidad de hablar en otra ocasión no muy lejana.



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

La importancia de los activos inmateriales para las startups: Claves para su adecuada protección

Estamos viviendo la tercera revolución industrial. Si el control de las materias primas y la creación de infraestructuras caracterizaron a la primera y la producción y distribución en masa a la segunda, en esta tercera prima la creación de valor a través de la información. Vivimos la era de la globalización y la hiperconexión, la rapidez en el desarrollo y la implementación de ideas valiosas marca la diferencia entre el éxito y el fracaso.

En este contexto, el valor de las compañías se está desplazando de los activos materiales a los inmateriales. Empresas como Google, Facebook, Apple, apenas tienen inmovilizado material pero el inmaterial las sostiene y hace crecer. A esta tendencia se irán incorporando cada vez más compañías, incluidas las tradicionales, que están haciendo o tendrán que hacer evolucionar sus negocios para sobrevivir.

Y si los activos inmateriales cobran cada vez más importancia, su adecuada protección resulta vital. Podemos proteger un edificio con llaves, alarmas y vigilantes, pero ¿cómo proteger una idea valiosa? El marco legal es la clave. Es ahora cuando la propiedad intelectual está cobrando una importancia cada vez mayor  y esa importancia seguirá aumentando.

La propiedad intelectual  es como una mano y sus cinco dedos son la marca, la patente, el diseño, el copyright y el secreto empresarial. Este símil viene al hilo de lo que hablamos porque la mano es un instrumento extraordinario, que logra realizar tareas muy complejas. Piénsese en la ejecución de un instrumento musical.La clave está por tanto en la utilización de los derechos disponibles de modo inteligente.

Qué derecho usar, cuando y donde registrarlo, combinarlo con otros complementarios, como hacerlo valer frente a nuestros competidores y como valorizarlo en las transacciones son las claves de un uso inteligente de la propiedad intelectual.

Y la integración de la propiedad intelectual en la gestión del proceso innovador es otra clave. No puede hacerse un desarrollo y llegar al final para decidir sobre su protección. No se puede gestionar un proyecto sin gestionar desde el inicio las relaciones con empleados y colaboradores, empresas codesarrolladoras, proveedores y clientes.

No se puede decidir sobre el desvío o abandono de un proyecto sin tener en cuenta los derechos obtenidos o en trámite, las posibilidades de reorientación y las consecuencias del abandono.

Lo anterior es importante para toda empresa pero es vital para una pyme innovadora o una startup. Puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. He visto como muchas empresas jóvenes, con grandes ideas de negocio basadas en la innovación, han visto fracasar sus proyectos por una inadecuada gestión de la propiedad intelectual.

Se ha dicho, especialmente por este tipo de empresas, que la propiedad  intelectual es un gasto, es muy cara, no sirve para mucho. Estoy de acuerdo con esas afirmaciones, incluso con la última, porque de nada sirve la propiedad intelectual si no se sabe utilizar con inteligencia.

Es por tanto la integración en el proceso innovador, su utilización inteligente, lo que hace a la propiedad intelectual útil, necesaria, imprescindible. Y para eso no hace falta tanto dinero, solo pensar en que gastarlo y cuando, como hacer una verdadera inversión que contribuya al éxito.

N.BPublicado originalmente en Socios Inversores




Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/  

El papel de la Open Innovation en el futuro

 
La Open Innovation o Innovación Abierta fue descrita por primera vez en la década de los 60 por Henry Chesbrough, profesor adjunto y director del “Center for Open Innovation” en la Haas School of Business de la Universidad de California. Ya entonces, este visionario profesor previó que el futuro vendría acompañado de un cambio en el concepto de innovación y en la forma de gestionar la misma.
¿Pero, qué se entiende por innovación abierta? La innovación abierta parte del principio de sinceridad de una organización empresarial. Es preciso reconocer que únicamente se puede disponer de una pequeña parte del talento del mercado laboral global y que fuera de la organización también se generan ideas muy valiosas. Así, la única manera de acercarse a un mayor número de proyectos brillantes y creativos es mediante una apertura integral, con el objetivo de compartir ideas, riesgos y beneficios. De esta manera se genera una combinación de conocimientos internos y externos que permite desarrollar y gestionar proyectos y productos innovadores de la máxima calidad y con la característica particular de ser realmente innovadores. En definitiva, se trata de generar una serie de conocimientos colectivos que puedan ser el motor perfecto para ofrecer soluciones a distintas compañías en distintos ámbitos.
Gracias a la innovación abierta se generan nuevas oportunidades de negocio en nuevos mercados que son muy beneficiosas para las empresas a pesar de tener actividades diversas. Como estrategia para superar la crisis económica en la que se encuentra inmersa Europa en general y España en particular, supone un avance importante pues es una forma de reducir los elevados costes que tienen la I+D, aumentar el potencial desarrollador de productos, incorporar clientes de manera temprana en la fase de desarrollo, mejorar los resultados de investigación sobre mercados y facilitar los acuerdos y las sinergias entre empresas innovadoras. Además, la innovación abierta puede ocurrir a distintos niveles, ya sea entre departamentos dentro de una misma empresa, entre empresas o incluso entre grandes instituciones innovadoras. El potencial que ofrece este tipo de innovación resulta prácticamente inaccesible para una empresa que opera de manera autónoma o que lleva a cabo una gestión cerrada y tradicional de la innovación. En la actual situación económica que vivimos, una empresa que esté cerrada al mundo está limitada en su actividad pudiendo llegar a ser determinante en la vida de la misma.
Por desgracia la innovación abierta puede llevar aparejados una serie de inconvenientes que conviene tener en mente. A la hora de apostar por una innovación de este tipo, las empresas deben actuar de forma prudente analizando cuidadosamente cómo y qué se va a poner a disposición del resto de colaboradores para no desvelar información sensible (know how, productos en desarrollo, etc.) que se prefiere mantener bajo secreto industrial. Por ejemplo, una manera estratégica de actuar comedidamente es proteger cualquier conocimiento antes de ser divulgado. Todos estos métodos y mecanismos de protección de los activos intangibles son de una importancia vital para no perder la ventaja competitiva de una empresa con respecto a sus competidores directos. Para no caer en este tipo de errores, es muy recomendable tomar precauciones y contratar a profesionales en esta materia para que ejerzan una labor de asesoría que vele por los intereses de la propia empresa sin perjuicio de los beneficios que aporta la innovación abierta.
En conclusión, la innovación abierta es una gran oportunidad de ampliar negocio que muchas empresas deben valorar para mejorar sus expectativas de crecimiento y ampliación de nuevos mercados. Aprovechar el conocimiento colectivo es una alternativa para impulsar la salida de la crisis que bien aplicada puede ser muy potente. Por supuesto, no hay que olvidar que este proceso siempre debe ir acompañado de una asesoría y consultoría adecuada de manera que el incremento de oportunidades no conlleve un aumento de posibles amenazas externas para la propia empresa innovadora
Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

La Comisión Europea presenta propuesta para armonizar la protección de los secretos comerciales


El pasado 28 de noviembre la Comisión Europea hizo pública su propuesta de Directiva relativa a la protección de la información comercial y los conocimientos técnicos no divulgados (secretos comerciales) contra su adquisición, utilización y divulgación ilícitas. 

La propuesta es el resultado de la consulta pública y del estudio externo sobre la relevancia y la protección de los secretos comerciales en la Unión Europea que se llevaron a cabo a finales del año 2012 y durante el año 2013, y se enmarca dentro de la estrategia global adoptada por la Comisión destinada a asegurar el buen funcionamiento del mercado interior de la propiedad intelectual.

A través del citado estudio externo la Dirección General del Mercado Interior y Servicios de la Comisión Europea había constatado las acusadas diferencias existentes entre los Estados miembros en lo relativo a la protección legal de los secretos comerciales y a las medidas disponibles para sus titulares frente a su adquisición, uso y divulgación ilícitos. Por este motivo, dentro de la orientación general de armonización de la protección de los derechos de propiedad intelectual y derechos relacionados dentro de la Unión Europea, la Comisión ha elaborado esta propuesta de Directiva con la finalidad de mejorar la eficacia de la protección jurídica de los secretos comerciales.

En cuanto a su contenido, la propuesta de Directiva comienza con una definición del secreto comercial que reproduce literalmente la contenida en el artículo 39.2 del Acuerdo sobre los ADPIC. Seguidamente establece las circunstancias en las que la obtención, utilización y divulgación de secretos comerciales son ilícitas, constituyendo el elemento clave al respecto la ausencia de consentimiento de su titular. La propuesta establece también las circunstancias en las que esa obtención, uso o divulgación se considera lícitas, entre ellas el descubrimiento independiente y la ingeniería inversa.

La propuesta determina a continuación las medidas, procedimientos y remedios que deberán introducirse en la legislaciones de los Estados miembros para la protección de los secretos comerciales. A este respecto se configura un sistema de protección análogo al de los derechos de propiedad intelectual, incluyendo la posibilidad de adopción de medidas provisionales y cautelares, así como las medidas sobre el fondo características de esos derechos, como la orden de cese y prohibición de uso y divulgación de los secretos comerciales y la retirada del mercado y destrucción de los productos infractores. Se contempla asimismo la indemnización de los daños y perjuicios sufridos por el titular, incluyendo la posibilidad de cuantificación de los mismos a través del método de la licencia hipotética, así como la publicación de la sentencia. Finalmente se prevé la imposición de sanciones en caso de incumplimiento de las medidas provisionales y definitivas contra la violación de los secretos comerciales, con referencia expresa a las multas coercitivas.

La propuesta de Directiva introduce algunas normas procedimentales que exigirán en su día la modificación de las leyes españolas, como son las dirigidas a garantizar la confidencialidad de los secretos comerciales divulgados en los tribunales en el marco de un proceso judicial y un plazo de prescripción máximo de dos años para el ejercicio de las acciones judiciales contra la violación de los secretos comerciales. También será necesaria la inclusión de medidas encaminadas a evitar las acciones judiciales abusivas.

La propuesta de Directiva seguirá ahora el procedimiento legislativo ordinario, para lo cual se transmitirá al Consejo y al Parlamento Europeo como paso previo a su aprobación. La Comisión espera que ésta se produzca antes del fin de 2014. Posteriormente se fija en la propuesta un plazo de transposición a los ordenamientos internos de dos años.



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

Buscar

Formulario de suscripcion

Sí, soy humano*

Se ha enviado un mensaje de confirmación; por favor, haga clic en el enlace de confirmación para verificar su suscripción.
El email ya esta en uso
Tienes que escribir un email
Tienes que cliquear el captcha
El captcha no es correcto

Pincha para oir nuestros programas de radio

Archivo