Tag Archives: I+D

El español José Ángel Dávila, o como las patentes sí ayudan al desarrollo empresarial

Fuente: EPO (de izqda. a drcha.) Jean-Luc Issler, Lionel Ries, Laurent Lestarquit, José Ángel Ávila Rodríguez y Günter W. Hein, ganadores del Premio al Inventor Europeo del Año 2017 en la categoría de Investigación.

Hace unos días hemos recibido la grata noticia de la concesión a José Ángel Ávila y su equipo del Centre National d’Études Spatiales, CNES, del premio al Inventor del Año que otorga la Oficina Europea de Patentes, EPO.

Sin lugar a dudas es una gran noticia y una enorme satisfacción para España, y deseamos que sólo sea el inicio de un largo camino para las empresas y trabajadores españoles, que teniendo a José Ángel Ávila y a todo su equipo como referente, se animen, cada día más, a invertir y proteger su I+D.

A lo largo de mi experiencia profesional he podido comprobar cómo, tras tomar contacto con trabajadores que están ocupados en proyectos innovadores y susceptibles de ser protegidos mediante un derecho de Propiedad Industrial (PI), finalmente, quedan los mismos sin protección alguna; es decir, desamparados porque los propios trabajadores y/o la empresa donde ha nacido el desarrollo de I+D, no son conscientes de la importancia de proteger los desarrollos realizados mediante, al menos, un derecho de PI.

La ausencia de derechos de PI facilita el desgaste y la desaparición de la industria al abandonar ésta la única ventaja que pudiera proporcionarle el hecho de ser los primeros en fabricar y comercializar el desarrollo de I+D.

¿Por qué somos remisos a proteger los desarrollos de I+D? ¿Qué tiene que cambiar en nuestro ADN para que demos el paso de solicitar un derecho de PI como, por ejemplo, una patente?

A menudo la empresa es consciente de la necesidad de proteger los desarrollos de I+D ante dos situaciones posibles:

  • una primera manera es, cuando la empresa detecta que un imitador lanza un producto similar, aprovechando que el producto original no está protegido; es decir, la empresa imitadora se aprovecha del trabajo de la empresa emprendedora, para introducir en el mercado sus productos, pudiendo ser más baratos, ya que no hay costes de desarrollo. En este caso, el producto de la empresa emprendedora registrará una menor penetración en el mercado o para incrementar la cuota de mercado, la empresa emprendedora tendrá que reducir el precio del mismo, necesitando un periodo de tiempo mayor para recuperar los costes de desarrollo del producto;
  • y una segunda manera es cuando la empresa recibe una carta de requerimiento invitándola a negociar los royalties por haber utilizado una tecnología protegida sin autorización del titular del derecho de PI.

En ambos casos, es cuando la empresa adquiere la necesidad de proteger sus desarrollos de I+D y/o de verificar que no haya un derecho de PI en vigor que limite su actividad empresarial.

Si se protegen los desarrollos de I+D realizados en España y comenzamos a tener una cultura similar a la que tenemos en otros campos tecnológicos como, por ejemplo, el de los trasplantes de órganos, podría ser mas habitual leer en los medios de comunicación que un español y una empresa española ha recibido este tipo de premios o reconocimientos.

En definitiva, en España se realiza I+D que no siempre es bien protegido, por falta de presupuesto o por pre-concepciones erróneas por parte de los responsables de tomar la decisión dentro de la empresa. Por ello, desde aquí quiero realizar un llamamiento para fomentar dentro de las empresas españolas políticas activas de protección de los desarrollos de I+D realizados por ellas.

Para finalizar, no quisiera dejar de mencionar un tema que ha levantado ciertas incertidumbres últimamente. Con la entrada en vigor de la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes, sólo se concederán patentes tramitadas con un examen de patentabilidad, algo optativo en nuestra anterior regulación. Está claro que este sistema levanta el listón de las obligaciones a la hora de solicitar una patente pero no es más cierto que los derechos concedidos contarán con una fuerza y seguridad jurídica muy superior. Por lo tanto, las patentes españolas serán equivalentes a las concedidas por oficinas como la Oficina Europea de Patentes (EPO) o la Oficina Norteamericana de Patentes (USPTO), que realizan el mismo examen de los requisitos de patentabilidad.

No podemos dejar de defender que, con unas patentes fuertes y sólidas, las empresas españolas tendrán mayores posibilidades de internacionalizar y transferir sus innovaciones.

Como nos ha demostrado José Ángel Ávila, sí merece la pena proteger los desarrollos de I+D mediante patentes. Aprovecho esta ocasión para felicitarle, no sólo por el premio recibido, sino también por el trabajo desarrollado durante toda su carrera profesional.

Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/

El papel de la Open Innovation en el futuro


La Open Innovation o Innovación Abierta fue descrita por primera vez en la década de los 60 por Henry Chesbrough, profesor adjunto y director del “Center for Open Innovation” en la Haas School of Business de la Universidad de California. Ya entonces, este visionario profesor previó que el futuro vendría acompañado de un cambio en el concepto de innovación y en la forma de gestionar la misma.
¿Pero, qué se entiende por innovación abierta? La innovación abierta parte del principio de sinceridad de una organización empresarial. Es preciso reconocer que únicamente se puede disponer de una pequeña parte del talento del mercado laboral global y que fuera de la organización también se generan ideas muy valiosas. Así, la única manera de acercarse a un mayor número de proyectos brillantes y creativos es mediante una apertura integral, con el objetivo de compartir ideas, riesgos y beneficios. De esta manera se genera una combinación de conocimientos internos y externos que permite desarrollar y gestionar proyectos y productos innovadores de la máxima calidad y con la característica particular de ser realmente innovadores. En definitiva, se trata de generar una serie de conocimientos colectivos que puedan ser el motor perfecto para ofrecer soluciones a distintas compañías en distintos ámbitos.

Gracias a la innovación abierta se generan nuevas oportunidades de negocio en nuevos mercados que son muy beneficiosas para las empresas a pesar de tener actividades diversas. Como estrategia para superar la crisis económica en la que se encuentra inmersa Europa en general y España en particular, supone un avance importante pues es una forma de reducir los elevados costes que tienen la I+D, aumentar el potencial desarrollador de productos, incorporar clientes de manera temprana en la fase de desarrollo, mejorar los resultados de investigación sobre mercados y facilitar los acuerdos y las sinergias entre empresas innovadoras. Además, la innovación abierta puede ocurrir a distintos niveles, ya sea entre departamentos dentro de una misma empresa, entre empresas o incluso entre grandes instituciones innovadoras. El potencial que ofrece este tipo de innovación resulta prácticamente inaccesible para una empresa que opera de manera autónoma o que lleva a cabo una gestión cerrada y tradicional de la innovación. En la actual situación económica que vivimos, una empresa que esté cerrada al mundo está limitada en su actividad pudiendo llegar a ser determinante en la vida de la misma.

Por desgracia la innovación abierta puede llevar aparejados una serie de inconvenientes que conviene tener en mente. A la hora de apostar por una innovación de este tipo, las empresas deben actuar de forma prudente analizando cuidadosamente cómo y qué se va a poner a disposición del resto de colaboradores para no desvelar información sensible (know how, productos en desarrollo, etc.) que se prefiere mantener bajo secreto industrial. Por ejemplo, una manera estratégica de actuar comedidamente es proteger cualquier conocimiento antes de ser divulgado. Todos estos métodos y mecanismos de protección de los activos intangibles son de una importancia vital para no perder la ventaja competitiva de una empresa con respecto a sus competidores directos. Para no caer en este tipo de errores, es muy recomendable tomar precauciones y contratar a profesionales en esta materia para que ejerzan una labor de asesoría que vele por los intereses de la propia empresa sin perjuicio de los beneficios que aporta la innovación abierta.

En conclusión, la innovación abierta es una gran oportunidad de ampliar negocio que muchas empresas deben valorar para mejorar sus expectativas de crecimiento y ampliación de nuevos mercados. Aprovechar el conocimiento colectivo es una alternativa para impulsar la salida de la crisis que bien aplicada puede ser muy potente. Por supuesto, no hay que olvidar que este proceso siempre debe ir acompañado de una asesoría y consultoría adecuada de manera que el incremento de oportunidades no conlleve un aumento de posibles amenazas externas para la propia empresa innovadora.



Visite nuestra página web: http://www.elzaburu.es/